¡¡SÍGUEME!! y deja que los muertos entierren a sus muertos…

¡¡BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA!! :-D  ¡¡PAZ Y BIEN!!

Con tanta agua, estos días me estoy acordando mucho de la semanita que pasé este verano en el mineral de San Nicolás, en Guanajuato (Guanajuato, México). Era época de lluvias, y sin embargo llevaba muchos días sin llover… Estaban muy preocupados, porque si no llueve no se llena la presa, y si no se llena… no hay agua! Aún estando llena… sólo les llega tres días a la semana, durante un rato, y durante ese tiempo se dedicaban a llenar bidones y bidones de agua para poder fregar, lavar, ducharse, lavarse dientes, manos, cara…  y demás cosillas necesarias en el día a día…
Y nosotros… tantas veces la desperdiciamos!! Tantas veces no somos conscientes de lo preciada que es y lo afortunados que somos! No debería ser así…

Bueno… Aquí tenéis la buena noticia de hoy!! Que, una vez más interpela, y habla de la urgente necesidad del seguimiento y sus exigencias… Aquí la tenéis!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Lucas 9,57-62.

Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: “¡Te seguiré adonde vayas!“. Jesús le respondió: “Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza“. Y dijo a otro: “Sígueme“. El respondió: “Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre“. Pero Jesús le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios“. Otro le dijo: “Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos“. Jesús le respondió: “El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios“.

Este evangelio es también, de mis “preferidos” por las veces que me ha acompañado y que me ha hecho encontrarme con mi realidad, y también con mi pobreza…

Entran en juego tres discípulos:

El primero, es él quien toma la inicitiva, y le dice a Jesús: ¡Te seguiré adonde vayas!” Imagino a este primer discípulo, muy impetuoso, con mucha iniciativa, con ganas reales y vivas de seguir a Jesús, pero… sin una base firme donde cimentar su fe… Creo que no es realmente consicente de todo lo que supone ese seguimiento, que le pueden sus ganas, pero le falla su apoyo… y en cuanto Jesús le contesta con esa rotundidad: “Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza”, se desmorona… Imagino al discípulo, después de esta respuesta, como al joven rico, con la cabeza gacha y retirándose sin pena ni gloria.

El segundo encuentro… es diferente… Imagino a un discípulo que hasta el momento pasaba sin pena, ni gloria, que seguía a Jesús, pero “de lejos”, iba dónde él iba, hacía lo que él hacía, pero sin enterarse realmente de lo que suponía, y sin saber que “sólo” lo seguía de lejos… y de repente… es Jesús quién irrumpe en su vida y le dice: “SÍGUEME“, y el discípulo, aunque estoy segura de que le quiere seguir, le dice “Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre“, seguro que con la intención de enterrarle y luego irse con él, pero… Jesús le dice: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios“.

Y, en el tercer encuentro también es el discípulo quién le dice a Jesús: “Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos”, a lo que Jesús le responde de una manera muy clara, y también bastante dura… El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios.

El año pasado, esta lectura que acompañó en muchos momentos… y… yo… con mi realidad y en mi momento vital… siempre me veía reflejada en el segundo discípulo… Yo estaba “tranquila”, estaba en mi grupo de fe, y acompañando grupos de jóvenes y de niños, en algún que otro voluntariado, y… colaborando en varias cosillas… ya seguía a Jesús…  y me sentía agusto con lo que hacía, pero…  sentí una llamada fuerte, ante una nueva realidad que descubría, sentí la llamada “SIGUEME” a donde te lleve, y… “deja que los muertos entierren a sus muertos”… deja atrás lo que tengas que dejar atrás… Ahora… tienes que seguirme hacia otro lugar…

No sé… el caso… es que… muchos ya sabéis como sigue la historia!! :-D jejeje… el año pasado acabé dejando el grupo de fe del que participaba (junto a mi familia escolapia) y este año he dejado mi casita, me ha costado mucho hacerlo, pero… Ahora, estoy viviendo en Nazaret, en comunidad, y poco a poco implicándome en el barrio y conociendo nuevas maneras de Vivir la Fe y el Evangelio!! Este año también voy a empezar a colaborar dentro de prisión, algo en lo que llevo tiempo pensando, pero que nunca hacía, por no encontrar el tiempo… No sé… Cada uno tiene su historia, y Jesús se acerca a cada uno de una manera… Cada uno tiene su lugar…  pero esos lugares pueden cambiar a lo largo del tiempo… Estar atentos a su llamada!!! Porque… Aunque da miedo, “dejar atrás” muchas cosas… SEGUIRLE es lo que da la VIDA!! :-D  ¡¡ÁNIMO!! :-D y… el ciento por uno… está garantizado!! :-D Después de un tiempecillo te das cuenta, de que no pierdes nada… GANAS muchos más hermanos, muchas más casas, mucha más VIDA!! ¡¡ÁNIMO!! :-D

Por cierto…
¿¿Qué discípulos sois vosotros??

¡¡FELIZ DÍA JUNTO A PAPÁ!!

About these ads

7 respuestas a ¡¡SÍGUEME!! y deja que los muertos entierren a sus muertos…

  1. charly dice:

    Que lindo que allas dejado cosas atras para seguir a papa,Pues es para eso que emos sido creados, vamos para lante, nos vemos en el cielo.

  2. catalina dice:

    el señor Jesus era duro eso es lo que me enamora de el te amo señor quiero seguirte rectamente para estar contigo en el paraíso

  3. FCA. ELVIRA GONZALEZ dice:

    DIOS QUIERA QUE ESCUCHE SU LLAMADO Y LO SIGA, ME GUASTARIA TANTO

  4. En la búsqueda uno se encuentra de todo, porque es una lógica que el que busca encuentra, Esto me he encontrado >>> http://manifiestostronosluz.jimdo.com/

  5. el amor dice:

    Wow, incredible blog structure! How long have you been running a
    blog for? you make running a blog look easy. The total look of your site is wonderful, as
    neatly as the content material!

  6. Hace ya bastante que ha dejado de sorprenderme que las parejas que
    estudiamos consiga relajarse y «dejar que estalle la tormenta» a pesar de saber
    que hay toda una serie de cámaras observándose.

    No obstante, he descubierto que si comparamos la conducta que
    siguen cuando se pelean en casa con la que observan en
    el laboratorio, lo cieno es que la mayoría de las personas tienden efectivamente a moderar su comportamiento.
    Sin embargo, aun en el caso de que los dos miembros de la pareja
    se muestren dispuestos a actuar «para la cámara», la verdad es
    que no pueden ocultar sus auténticos sentimientos a la
    aguda percepción de mis sensores.

    La toma de decisiones se convierte en un proceso exhaustivo y agotador: si tengo que ausentarme unos días, ¿dejará ¿I a nuestros hijos con esa niñera que no me parece de confianza?

    ¿Encontraré nuevos vestidos en su armario si
    opto por registrarlo, pese a que tengamos un
    presupuesto muy ajustado? ¿Debería correr el riesgo de una confrontación decidiendome a comprobar su versión
    de los hechos?

    Todos los dias topamos en los medios sensacionalistas con una avalancha de crónicas de engaños en
    plan «¡te hemos pillado! » en las que vemos desenmascarar a un buen número de famosos y politicos adictos al sexo que no
    reparan en faltar a sus votos matrimoniales. Estas historietas morales de desconfianza y deslealtad vienen
    a resaltar lo habitual y de\ astadora que puede llegar a ser la infidelidad.
    No obstante, y a pesar de su obvia nocividad, tengo buenas razones para decir que la traición es letal para las relaciones y que acostumbra a actuar «en secreto».
    La dcslcaltad no siempre se expresa por medio
    de una aventura amorosa. Lo más frecuente es que adopte una forma que las
    parejas no consideran una infidelidad, En mi laboratorio,
    los integrantes de las parejas insisten en subrayar que.
    a pesar de sus problemas, se lian mantenido fieles el uno al otro.

    Si hubieran escuchado ustedes las discusiones que han mantenido en mi laboratorio las
    parejas atrapadas en la negatividad. habrían tenido la oportunidad de escuchar toda una letanía de
    quejas cuyo contenido no daría la impresión
    de presentar demasiados rasgos comunes. Tim lamenta que a Jane le importen más
    las opiniones de la madre de ella que las suyas. Alexis queda constantemente sumida en un mar de dudas cada vez que aborda la idea de fundar una familia, para gran frustración de su marido.
    A Jimmy no le gusta que Pat quiera cambiar de culto
    religioso. Pese a todas estas diferencias, cuando hablo con estas parejas infelices siempre me sorprende la semejanza
    fundamental de sus respectivos apuros. Todas ellas hablan (o se gritan) sin entenderse y a
    veces ni siquiera se preocupan lo más mínimo de establecer una
    verdadera comunicación.

  7. Have you ever thought about creating an ebook or guest authoring on other blogs?
    I have a blog centered on the same information you discuss and would really like to have you share some stories/information.

    I know my readers would appreciate your work. If you are even remotely interested, feel free to shoot me an e-mail.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: