Ve primero a reconciliarte con tu hermano

 

¡Buenos días a tod@s! ¡Paz y Bien!

Ya estamos a viernes! Un nuevo fin de semana se nos presentas! Ánimo! Aprovechad para descansar física y espiritualmente, y tomar fuerzas!

Aquí tenéis la buena noticia he hoy! Tomad fuerzas para acabar bien la semana!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Mateo 5,20-26.

Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.
Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal.
Pero yo les digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquel que lo insulta, merece ser castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, merece la Gehena de fuego.
Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti,
deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso.
Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

Al encontrarme (mejor dicho… enfrentarme) con la primera frase del evangelio de hoy, me ha venido a la cabeza la canción de Brotes de Olivo Balance del alma. (La tenéis en el reproductor de la derecha y si la queréis descargar podéis pinchar en el título).

El caso, es que…
Hay tantas veces que nuestra justicia es igual a la de los fariseos y los escribas….
Tantas veces que cumplimos la ley y los mandamientos, sin hacerlo de corazón, sin sentirlos dentro de nosotros…
Tantas veces que nos sentimos generosos y orgullosos de las cosas que hacemos, sin tener en cuenta, que es justicia, y por ello nuestra responsabilidad, sin tener en cuenta que debería surgir del sentimiento de fraternidad…
Tantas veces que no tratamos a la persona que tenemos enfrente, como si fuera nuestro hermano…
Tantas veces que no nos sentimos hermanos
Tantas veces, que no vivimos lo que proclamamos cada día en el Padre Nuestro…
Tantas veces que…

Ojalá podamos vivir el Padre Nuestro!
Ojalá podamos sentir al prójimo, hermano!
Ojalá hagamos nuestras todas las injusticias!
Ojalá hagamos las mayores ofrendas desde el corazón!

¡Ánimo!
¡Pidamosle al Padre, que nos conceda ser rastro de su Amor!
Pidamosle al PAdre, que nos conceda vivir de corazón, todo aquello que realizamos!

Y… ya sabéis, que vuestras aportaciones… enriquecen a todos!! Ánimo!

 ¡Qué tengáis un buen día de desierto cotidiano! 

Anuncios

One Response to Ve primero a reconciliarte con tu hermano

  1. metavaron dice:

    amen.
    te envio un diluvio de bendiciones, tus palabras y aunque escritas desde hace ya un tiempo, me han llegado justo en el momento preciso.

    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: