Ningún profeta es bien recibido en su tierra

 

¡Buenos diás a tod@s! ¡¡Paz y bien!!

Hoy empezamos una nueva semana! Ánimo, que la cuaresma vanza, y cada día está más cerca la Pascua!

Aquí tenéis la fuente! Bebed, refrescaros, y contagiar su Vitalidad y Frescura!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Lucas 4,24-30.

Después agregó: “Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio”.
Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo.
Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

Hoy Jesús, vuelve a hablar con claridad, a pesar de saber que su noticia no va a ser bien recibida.

Jesús anuncia en la sinagoga, que ningún profeta es bien recibido en su tierra, afirmando así que si Él es rechazado és por su condición de Hijo de Dios, aunque se nieguen a verlo, a reconocerlo, a aceptarlo.

Tal es así, que al escucharlo, se enfurecen y quieren echarle de la ciudad.

El evangelio termina diciendo que Jesús, pasando en medio de ellos,  continuó su camino.
En mi cabeza se muestra una escena, que no sé si será la real, o será demasiado imaginar, pero veo a sumos sacerdotes y maestros de la ley, enfadados, muy enfadados queriendo echar a Jesús de allí porque las verdades que dice les denuncia y les inquieta. Me los imagino empujándole, gritándole para que se fuera, y Jesús aceptando todo eso y más, indolente ante todo aquello, abriéndose paso entre ellos, y dejándoles atrás con un paso firme.

“Ningún profeta es bien recibido en su tierra”… que cierto es!
¿Cuántas veces no somos capaces de reconocer que la persona que tenemo al lado nos puede estar anunciando la Buena Noticia de Dios?
¿Cuántas veces juzgamos a aquél que conocemos, negando en él su “ser profeta”?
¿Cuántas veces hacemos oídos sordos, a aquello que nos predican, porque no nos gusta lo que oímos, y en lugar de acoger y escuchar lo predicado, negamos y maldecimos  aquél que habla, queriendo que se calle o se aleje de nosotros?

Ojalá Papá nos de ojos y oídos nuevos para reconocer a todos los profetas que tenemos cerca!
Ojalá nos abramos a escuchar todo aquello que nos tengan que predicar!
Ojalá aprendamos a hacer Vida, todo aquello que se nos predica!

 ¡¡Feliz día de desierto cotidiano!!

Anuncios

One Response to Ningún profeta es bien recibido en su tierra

  1. Ángel dice:

    El otro día nos envía profetas, hoy nos dice las consecuencias de ser profetas. Por eso no queremos serlo, porque no va la vida en ello y tenemos miedo. Pero Jesús da fin a los antiguos profetas y nos enseña lo nuevo: la COMUNIDAD profetica. Que denuncia con su vida y anuncia con su predicación que el Reino de Dios ya esta en cada corazón. La comunidad que es pobre, en lo material que no tiene que comer, como tantos hermanos que se mueren de hambre, en lo espiritual que necesita de Dios como dice el salmo: “como la cierva busca el agua…”; que vive su castidad porque solo tiene un Dios y es obediente porque no hace la voluntad de los hombres sino del Padre que nos muestra Jesús.

    (Por cierto Sole, no soy de orea)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: