La piedra había sido corrida!

 

¡¡FELIZ DOMINGO DE RESURRECCIÓN!!

No os hacéis una idea de lo que esperaba que llegara este día, aunque sólo sea para escuchar una vez más, que hay VIDA tras la muerte! Aunque sólo sea para escuchar una vez más que las enormes piedras que nos ponemos delante, de miedos, inseguridades y egoísmos, pueden ser corridas por el Padre!

Aquí tenéis la FELIZ NOTICIA DE HOY! Ánimo!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Juan 20,1-9.

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido corrida.
Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”.
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.
Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.
Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.
Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.
Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

¡El Hijo del carpintero, RESUCITADO, hace de la cruz, una escalera hacia el cielo!
¡El Hijo del carpintero, RESUCITADO, hace de la cruz, una escalera hacia el cielo!

 

  

El comentario no corresponde con este evangelio, pero creo que no podía dejar de publicarlo, en esta entrada!

Comentario de José Antonio Pagola sobre la Buena Noticia de Jesús de Nazaret  (Mc 15, 1-39).

ID A GALILEA. ALLÍ LO VERÉIS

El relato evangélico que se lee en la noche pascual es de una importancia excepcional. No sólo se anuncia la gran noticia de que el crucificado ha sido resucitado por Dios. Se nos indica, además, el camino que hemos de recorrer para verlo y encontrarnos con él.

Marcos habla de tres mujeres admirables que no pueden olvidar a Jesús. Son María de Magdala, María la de Santiago y Salomé. En sus corazones se ha despertado un proyecto absurdo que sólo puede nacer de su amor apasionado: «comprar aromas para ir al sepulcro a embalsamar su cadáver».

Lo sorprendente es que, al llegar al sepulcro, observan que está abierto. Cuando se acercan más, ven a un «joven vestido de blanco» que las tranquiliza de su sobresalto y les anuncia algo que jamás hubieran sospechado.

«¿Buscáis a Jesús de Nazaret, el crucificado?». Es un error buscarlo en el mundo de los muertos. «No está aquí». Jesús no es un difunto más. No es el momento de llorarlo y rendirle homenajes. «Ha resucitado». Está vivo para siempre. Nunca podrá ser encontrado en el mundo de lo muerto, lo extinguido, lo acabado.

Pero, si no está en el sepulcro, ¿dónde se le puede ver?, ¿dónde nos podemos encontrar con él? El joven les recuerda a las mujeres algo que ya les había dicho Jesús: «Él va delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis». Para «ver» al resucitado hay que volver a Galilea. ¿Por qué? ¿Para qué?
Al resucitado no se le puede «ver» sin hacer su propio recorrido. Para experimentarlo lleno de vida en medio de nosotros, hay que volver al punto de partida y hacer la experiencia de lo que ha sido esa vida que ha llevado a Jesús a la crucifixión y resurrección. Si no es así, la «Resurrección» será para nosotros una doctrina sublime, un dogma sagrado, pero no experimentaremos a Jesús vivo en nosotros.

Galilea ha sido el escenario principal de su actuación. Allí le han visto sus discípulos curar, perdonar, liberar, acoger, despertar en todos una esperanza nueva. Ahora sus seguidores hemos de hacer lo mismo. No estamos solos. El resucitado va delante de nosotros. Lo iremos viendo si caminamos tras sus pasos. Lo más decisivo para experimentar al «resucitado» no es el estudio de la teología ni la celebración litúrgica sino el seguimiento fiel a Jesús.

Y ahora… sólo uns líneas para compartir!

“vio que la piedra había sido corrida […]
vio las vendas en el suelo […]
vio y creyó”

La piedra estaba corrida, desde hace un par de Pascuas, esta expresión me devuelve la vida, cada vez que algo me la quita!
Resulta que meten a Jesús en el sepulcro, y lo encierran poniendo sobre la salida, una piedra enorme. Me imagino a Jesús, muerto, encerrado en la soledad y la oscuridad, encerrado en el sepulcro, en un lugar donde no hay nada de luz, ni de calidez, donde todo es frío, y no hay salida, no hay vida. Pero… el PADRE ES CAPAZ DE CORRER LA PIEDRA!!
El Padre es capaz de apartar todos los obstáculos que nos impiden acoger la luz, la calidez, la humanidad! El Padre es capaz de apartar cualquier piedra que nos pongan o nos pongamos delante, por pesada que sea, para enseñarnos el camino hacia la luz, y hacia la VIDA!!
Aunque nos metan, en un sepulcro, aunque estemos muertos, sin fuerzas para mover la gran piedra que nos impide ver la luz y volver a la Vida, el Padre es capaz de moverla por nosotros, y devolvernos la Alegría y la Vida, que nosotros decidimos entregar por Amor.

Las vendas estaban en el suelo, tenía todo el cuerpo vendado, y aunque las vendas pueden ayudar a sanar heridas, también nos impiden movernos libremente. Y resulta que… también había sido sanado y liberado! El Padre es capaz de sanar cualquier herida que nos hagan, cualquier daño producido, y toavía más, si nos lo hemos dejado hacer por Amor, todavía más, si conscientemente nos hemos dejado matar, por Amor a otro, si hemos dado la Vida, para que otro pueda Vivir!

vio y creyó, sólo entonces, los discípulos son capaces de CREER… sólo cuando ven con sus propios ojos, todo lo que les ha sido predicado, todo lo que Jesús les ha dicho una y otra vez… Sólo creen, cuando lo ven directamente con sus ojos…
Porque… hasta entonces…
todavía no habían comprendido nada!!
Durante años, habían vivido con Jesús, habían oído lo que decía, le habían visto relacionarse con los demás, como les trataba, como se acercaba a ellos, el tipo de personas con las que se movía, y… sólo son capaces de creer cuando, Jesús Resucita, después de dejarse clavar en la cruz! Después de un tiempo de silencio, de un tiempo muerto, de un tiempo de soledad… Sólo después de esa experiencia, cuando ven con sus propios ojos, después de tres días sin él, la piedra y las vendas… COMPRENDEN la historia y la buena noticia de Jesús!

  ¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: