¿A quién buscas?

 

¡¡FELIZ DÍA DE PASCUA!!

Aquí tenéis un día más, una noticia estupenda de Resurrección y VIDA!! Ánimo! Acercaros a ella, y dejad que os transforme el corazón!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Juan 20,11-18.

María se había quedado afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había sido puesto el cuerpo de Jesús.
Ellos le dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?“. María respondió: “Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto“.
Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.
Jesús le preguntó: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?“. Ella, pensando que era el cuidador de la huerta, le respondió: “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo”.
Jesús le dijo: “¡María!”. Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: “¡Raboní!”, es decir “¡Maestro!”.
Jesús le dijo: “No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: ‘Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes’“.
María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras.

En el Evangelio de hoy, María Magdalena va al sepulcro, a buscar el cuerpo de Jesús, pero no entra en él, se queda fuera, llorando, y desde fuera se asoma…
Entonces unos ángeles le preguntan:

¿por qué lloras? ¿Porque estás tan trsite? ¿Que te pasa? Ella responde: Por qué […] no sé. Porque se lo han llevado, y no sé donde lo han puesto, porque no entiendo lo que pasa, porque no sé lo que está pasando. La incertidumbre de no saber, de no entender, le lleva a la tristeza, a llorar, a quedarse fuerza del sepulcro. Yo… soy tantas veces como María Magdalena! Jesús ya había anunciado que pasaría esto, ya les había explicado, que moriría, y al tercer día resucitaría… Pero, María, no relaciona lo que está pasando, con lo que Jesús le había dicho, y se echa a llorar, sin pensar que es bueno que el cuerpo no esté allí, sin pensar que si no está allí, es porque HA RESUCITADO!!

Mientras está llorando, sumida en su tristeza, y en su incertidumbre, aparece Jesús y le pregunta: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Le repite la primera pregunta, le vuelve a preguntar ¿que te pasa? ¿porque estás tan triste?, pero añade… ¿a quién estás buscando? Yo entiendo, que si lo que busca es el cuerpo inerte de Jesús, jamás lo encontrará, porque Él ha vencido a la muerte! Él está Vivo! Y ella sabía que resucitaría, entonces… ¿porque sigue buscando su cuerpo inerte?
El que le está hablando es el mismo Jesús, y ella no es capaz de reconocerlo, porque sigue con sus pensamientos melancólicos, sigue llorando, y queriendo saber donde está el cuerpo inerte de Jesús… sigue buscando algo que nunca encontrará…
¿Cuántas veces hacemos mal nuestros planteamientos? ¿Cuántas veces buscamos lo que no encontremos jamás? ¿Cuántas veces nos empeñamos en buscar la respuesta a una pregunta, cuando quizá esa pregunta nunca encontrará respuesta? ¿Por qué no reformulamos nuestras búsquedas? ¿Por qué no abrimos los ojos y los oídos a lo que el Padre nos dijo, y volvemos a la raíz, a la Vida, al Amor?

Pero entonces… Jesús le dice… ¡MARÍA! Jesús pronuncia su nombre, le hace ver que la conoce, que la ama, y ella… ¡LE RECONOCE!

¿Porque no le llama por su nombre desde el primer momento? ¿Porque le pregunta primera “¿por que lloras? ¿a quién buscas?”, si Jesús ya sabía las respuestas? ¿Por que prolonga su angustía? Pues…la única respuesta que me cabe, es que su pedagogía es excepcional, y como siempre, nunca nos da las respuestas directamente, sino que siempre intenta conducirnos con preguntas y guiar con ellas nuestros propios pensamientos y sentimientos, hasta que nosotros ahondamos un poco más en lo que sentimos y buscamos. Siempre espera a que estemos preparados para recibir su respuesta o su gesto! Nunca nos presiona, ni nos mete prisa! Siempre espera a que nosotros estemos preparados para responder, y ver lo que nos tiene que mostrar!

CONFIEMOS en que TODO LO HACE BIEN! Y en que todo lo que nos ha dicho se cumplirá! A su tiempo y con su lógica…!
Pero… el caso es que… HA RESUCITADO!! Su Palabra siempre se cumple, aunque nosotros no entendamos sus formas, sus tiempos, ni su lógica!

Entonces... ¡ELLA LO RECONOCIÓ!

Entonces... ¡ELLA LO RECONOCIÓ!

 

  ¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: