Compartiendo lo vivido en la NAo y la Cañada Real

Paz y bien!

Aunque ya estamos a martes, quería compartir lo vivido el fin de semana! Aunque quedan muchas cosas anteriores que también me gustaría contaros… empezaré por la tarde del sábado, sobre las 18.00 de la tarde…

En ese momento, llegábamos Jorge, Noemí y yo, al recinto donde los últimos años se ha celebrado la NAO (Noche y Arte en Oración)… mientras dábamos vueltas con el coche para aparcar, ya pude reconocer alguna cara conocida, y en cuanto cruzamos la puerta… Empezaron a sucederse multitud de encuentros con gente a la que aprecio mucho, y que ya considero parte de mi gran familia! Nada más entrar… Carlos en la acogida, luego Pedrito, un poco más adelante Luis Guitarra, María Asenet, Carmen Murillo, Antonio Monescillo, Paula, Lorenzo, Lidia y Nacho, Nazaret, Davi, Raúl, Miriam, Miguel… y muchos más, porque poco a poco iba llegando más familia, Ana, Leti, Cati, la comunidad madrileña-granadina de la que me siento muy cercana (Aitana, Juan, María José, Diego…), Carmen Sara, Fer Mosteiro, Vicente Morales…

Fue un placer poder disfrutar de la NAO en familia!!! GRACIAS a todos los que la hacéis posible con vuestro trabajo y dedicación, año tras año!

He de reconocer que este año, la noche la disfruté poquillo, entre el cansancio y otras cosillas que me rondaban la cabeza, pero… fue un PLACER y un REGALO poder vivirla y poder compartir el día con tantas personas a las que aprecio!!

El lema este año era “¿Dónde están las flores?” y la noche estaba estructurada en tres momentos, respondiendo desde tres perspectivas:

Para reflexionar sobre cualquier aspecto de la NAO o conocerla un poquillo mejor… os invito a entrar el el blog que está creado para ella, e investigar allí, podéis entrar pinchando aquí “La NAO

Y… después de la NAO… una Celebración muy especial en la Cañada Real! Al acabar la eucaristía de la NAO, Antonio y yo, nos fuimos rumbo a la cañada Real para Celebrar con ellos una Eucaristía especial, después de una dura semana, en la que habían sufrido varios robos y saqueos. Fue una celebración llena de Vida, con unos pequeños niños que hacían que todo tuviera otro color! Dentro del dolor y la incertidumbre se respiraba esperanza e ilusión, ganas de “sobrevivir”, de seguir luchando y remando aunque la corriente tenga fuerza.

Fuera de la pequeña iglesia hay una realidad sangrante, muy sangrante, calles llenas de baches y con trozos sin asfalto que te hacen dar grandes saltos, calles iluminadas con pequeñas hogueras que marcan los puntos de venta de droga, calles donde en muchos momentos se respira miedo, donde se vive de cerca la violencia, y todo eso… envuelve a familias y niños…

Pero en medio de todo eso, está la pequeña iglesia Santo Domingo de la Calzada que lucha cada día por que estos niños puedan tener otro futuro…

Gracias Ángel, por seguir haciéndome partícipe
de vuestra realidad y vuestras luchas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: