¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?

¡¡Buenos días con alegría!! ¡¡Paz y Bien!! 🙂

Y… por fin llegó el jueves!! Ya ha empezado el triduo! Aprovechad estos días que se nos regalan, por puro Amor de Dios! Aprovechad cuanto nos ofrece la Palabra y la iglesia para CELEBRARLO! Aprovechad este nuevo día del Amor fraterno, este nuevo jueves santo!

Aquí os dejo con la Buena noticia de hoy!! 🙂

De la Buena noticia de Jesús de Nazaret Juan 13,1-15.

Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin. Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo, sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios, se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura. Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: “¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?“. Jesús le respondió: “No puedes comprender ahora lo que estoy haciendo, pero después lo comprenderás“. “No, le dijo Pedro, ¡tú jamás me lavarás los pies a mí!“. Jesús le respondió: “Si yo no te lavo, no podrás compartir mi suerte“. “Entonces, Señor, le dijo Simón Pedro, ¡no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!“. Jesús le dijo: “El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque está completamente limpio. Ustedes también están limpios, aunque no todos“. El sabía quién lo iba a entregar, y por eso había dicho: “No todos ustedes están limpios”. Después de haberles lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: “¿comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor; y tienen razón, porque lo soy. Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes.

¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?

¿Comprender? ¿Qué van a comprender? ¿Qué vamos a comprender? Después de 200 años, seguimos sin comprender nada!! Si Pedro, que estuvo muy cerca de él, no se enteraba de nada… ¿Cómo nos vamos a enterar nosotros?

Personalmente, Pedro, siempre me ha llamado la atención! ¿Cómo se podía ser tan torpe? Pues bien… se puede!! (y… os lo digo por experiencia!! jejeje). Alguna vez os habéis parado a ver el diálogo entre Padreo y Jesús en este fragmento del evangelio? Supongo que si! Pero… es tan curioso!

Ante la primera respuesta de Pedro a que le lavara los pies, Jesús ya le dice, que no pretenda entenderlo, que ahora no es capaz, y aún así, en lugar de dejarse guiar y llevar por lo que Jesús le dice, le vuelve a plantar cara, diciéndole “¡No! ¡Jamás le lavarás los pies!”, y sólo ante la rotunda respuesta de Jesús “Entonces nada tengo que ver contigo”, Pedro le responde ¡”Entonces, claro! ¡No me laves sólo los pies! ¡Eso es muy poco! ¡Lávame entero!”… Definitivamente… Pedro no se enteraba de nada!!

¿Y nosotros? ¿Estamos abiertos a escuchar la palabra de Jesús y dejarnos guiar por ella? ¿Aunque no entendamos lo que nos dice, no lo que nos pide? ¿Aunque eso requiera abajarnos, dejarnos lavar por el maestro? ¿Aunque requiera invertir lo papeles?

¡FELIZ JUEVES SANTO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: