Muchachos, ¿tienen algo para comer?

¡¡Buenos días con alegría!! ¡¡Paz y Bien!! :-)

Pues… como os digo cada día… ¡¡ESTOY EN TAIZÉ!! Disfrutando del silencio y la intimidad con Papá, y celebrando la PASCUA de VIDA RESUCITADA!  Y de paso… intentando descurbir alguna luz o respuesta a la multitud de  preguntas que tengo en mi interior… 🙂 (espero haber encontrado ya alguna lucecilla… jejeje)

Aquí os dejo con la Buena noticia de hoy!! :-)

De la Buena noticia de Jesús de Nazaret según Juan 21,1-14.

Después de esto, Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Sucedió así: estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: “Voy a pescar“. Ellos le respondieron: “Vamos también nosotros“. Salieron y subieron a la barca. Pero esa noche no pescaron nada. Al amanecer, Jesús estaba en la orilla, aunque los discípulos no sabían que era él. Jesús les dijo: “Muchachos, ¿tienen algo para comer?“. Ellos respondieron: “No”. El les dijo: “Tiren la red a la derecha de la barca y encontrarán”. Ellos la tiraron y se llenó tanto de peces que no podían arrastrarla. El discípulo al que Jesús amaba dijo a Pedro: “¡Es el Señor!“. Cuando Simón Pedro oyó que era el Señor, se ciñó la túnica, que era lo único que llevaba puesto, y se tiró al agua. Los otros discípulos fueron en la barca, arrastrando la red con los peces, porque estaban sólo a unos cien metros de la orilla. Al bajar a tierra vieron que había fuego preparado, un pescado sobre las brasas y pan. Jesús les dijo: “Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar”. Simón Pedro subió a la barca y sacó la red a tierra, llena de peces grandes: eran ciento cincuenta y tres y, a pesar de ser tantos, la red no se rompió. Jesús les dijo: “Vengan a comer“. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: “¿Quién eres”, porque sabían que era el Señor. Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio, e hizo lo mismo con el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús resucitado se apareció a sus discípulos.

Muchachos, ¿tienen algo para comer?

Otro precioso encuentro, en el que los discípulos siguen ciegos y no son capaces de reconocer a Jesús hasta pasado el rato…

Y al reconocerlo… Simón Pedro se lanza al mar (porque es imposible quedar indiferente cuando lo descubres!) y va nadando hasta Él!

Y… ¿Qué hacen? Compartir algo de comida! Disfrutar juntos de un almuerzo, de unos pescados y algo de pan! Disfrutar juntos de la comensalidad!

¡FELIZ DÍA PASCUAL JUNTO AL PADRE!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: