¡TE ALABO PADRE, por haber revelado estas cosas a los pequeños!

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA!! PAZ Y BIEN!!

Y… después de disfrutar del jueves, por la mañana con mis compañeros y alumnos y por la tarde con mi sobrinito… llega el… VIERNES!!! y… se present un nuevo fin de semana por daletante!! Con una oportunidad genial para reivindicar y luchar por un mundo más justo para todos!! Ya que si no lo sabíais esta es la semana contra la pobreza, y mañana habrá en casi todo el país movilizaciones y manifestaciones para gritar y proclamar que queremos ¡¡POBREZA CERO!! Que queremos un mundo más justo y humano para todos!! Un mundo más digno y más equilibrado!! Os animo a todos a participar de las manifestaciones! si estáis por valencia… allí nos vemos!!

Y ahora… os dejo con la buena noticia de hoy, que… es preciosa!! Y desde luego es de las BUENAS noticias!! Disfrutadla!!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Mateo 11,25-30.

En esa oportunidad, Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana“.

…Te alabo, Padre,
por haber revelado estas cosas a los pequeños…

El evangelio de hoy es precioso, y desde luego una BUENÍSIMA noticia! Tanto el principio como el final son partes preciosas, y diferentes, pero… de momento empezaremos por el principio!

…Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra,
por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes
y haberlas revelado a los pequeños…

Siempre que me encuentro con este evangelio recuerdo la semana que estuve el verano pasado (agosto de 2009) de misión en un poblado minero, en México. Yo pasé la semana con los más pequeños del poblado, y cada reunión la empezábamos con este evangelio, adaptándo un poquito el lenguaje, con las más sincera intención de que los niños, sintieran y compartieran esa acción de gracias y alabanza por ser los afortunados a los que el Padre había querido revelar todos sus secretos. Desde entonces al encontrarme con este evangelio sonrío y recuerdo las caras de aquellos pequeños y lo bien que lo pasamos juntos durante esa semana! Ellos y los que son como ellos, son la gente sencilla y pequeña a la que el Padre le revela todos sus secretos! Nosotros, pasamos mucho tiempo queríendo crecer a hacernos grandes en este sociedad, sin darnos cuenta de que la mayor riqueza y grandeza del mundo la descubrimos y vivimos cuando más pequeños nos hacemos!!

Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana…

Y… por otro lado… el final…

Inevitablemente hablo de ellos por separado, por que las experiencias y encuentros con estos evangelio ha sido diferentes. Con este evangelio me he encontrado tambiñen otras muchas veces, y siempre me transmite mucha paz y serenidad, mucha confianza!

¿Alguna vez habéis podido experimentar DE VERDAD que un yugo se vuelve ligero? ¿o que una carga se veulve liviana? Yo si! Y no sabéis lo que cambia el cuento!! jejejeje… Cuando hay algo que te oprime, que te agobia, algo de lo que te sientes único responsable, algo que sientes que es cosa tuya, y que sólo tú lo puedes hacer, y de repente te encuentras con este evangelio, que te dice… “sé un poco más humilde, deja de cargar tú con toda responsabilidad y con todo ese peso, que tú solo no puedes, y confia un poco más en mi, y en mi fuerza“… de verdad que la carga se aligera!! Sigues trabajando en ello, y sigues sintiéndote “minimamente” responsable, pero la pesadez y sobrecarga con la que lo vives cambia y desaparece!! Está claro que tú tienes que trabajar todo lo que puedas, pero… la última palabra no está solo en ti! Me viene una frase a la cabeza que explica bien como lo vivo, y la paz que se siente al vivirlo así: “actua como si todo dependiera de ti, y confía como si todo dependiera de Dios“. Cuando nos encerramos en nuestras propias fuerzas y orgullo, todo se vuelve insoportable y toda carga te ahoga, pero… prueba a trabajar y a vivir desde la confianza (no dejando que eso anule tu fuerza ni tu esfuerzo), y vivirás mucho más tranquilo y ligero!!

¡¡ÁNIMO!!

 

 ¡¡FELIZ DÍA JUNTO AL PADRE Y LOS HERMANOS!

Una respuesta a ¡TE ALABO PADRE, por haber revelado estas cosas a los pequeños!

  1. Manolo dice:

    Jooo, Kitty, esto último que comentas sí que es BUENA NOTICIA (de las buenas). A mí me ayuda. Gracias por recordárnoslo. Me recuerda a la “confiance du coeur” que decía Roger de Taizé.
    Cuando tenemos la fe suficiente para experimentar que el Señor hace su parte y no nos pide más que la nuestra…todo se hace más llevadero y ligero. Aunque es verdad que la nuestra no es “moco de pavo” (es decir, poca cosa, je je je en lenguaje andaluz).
    Un beso y gracias.

    Manolo, CSsR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: