¿A qué se parece el Reino de Dios?

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA!! PAZ Y BIEN!!

¿Qué tal fue ayer? Espero que tuvierais un buen inicio de semana! Yo pasé la tarde trabajando en casa, programando el taller “Pokito a Poko” que realizo en los módulos 14 y 15 de Picassent y  compartiendo a su vez, el tiempo con unos estupendos amigos, con los que comparto Vida y también dudas, incertidumbres, luchas… La verdad es que fue una bonita tarde… a pesar de compartir en más de un momento más sombras que luces… jejeje… pero… ¡Todo es Gracia! (a que sí, María?)   Pues eso, que el tiempo va pasando, nos vamos adentrando en el curso, y seguimos adentrándonos en nuestra vida, y está bien saber el rumbo que quieres tomar (aún cuando no tienes ni idea… jejeje), para ir caminando hacia allí, para ir construyendo un mundo más justo y armónico, para ir construyendo el Reino de Amor y Justicia que Jesús vino a traernos!

Bueno, aquí os dejo con la Buena noticia de hoy!

De laBuena Noticia de Jesús de Nazaret según San Lucas 13,18-21.

Jesús dijo entonces: “¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué podré compararlo? Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas”. Dijo también: “¿Con qué podré comparar el Reino de Dios? Se parece a un poco de levadura que una mujer mezcló con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa“.

¿A qué se parece el Reino de Dios?

Las dos comparaciones que nos hace Jesús sobre el Reino de Dios, son de cositas pequeñas, que sin saber muy bien como se convierten en algo grande. El grano de mostaza es una de las semillas más pequeñas e insignificantes, que se puede desperdiciar, o… plantar en la tierra, y siendo pequeña, cuando crece se convierte en uno de los arbustos más grandes! Y… la levadura, es algo pequeñito, es insignificante, un polvo que se puede esparcir y perder, o que al poner junto a la harina, fermenta y hace que la masa crezca y se coma…

Ambas cosas, son pequeñas y pueden fácilmente no cumplir su “misión”… cada una necesita de un medio adecuado para poder crecer y dar fruto. La semilla necesita de la tierra para poder crecer y dar todo el fruto para el que ha sido creada, y la levadura, necesita la masa y el calor de un horno, para poder cumplir con su cometido…

Y… ¿El Reino? ¿Que necesita? ¿Qué es? yo creo que para que nazca el Reino “sólo” hay que hacer pequeñas cosas, como acercarse a alguien que está en la calle, a alguien que está solo, preparar una pequeña actividad, un taller, atender una llamada telefónica… cualquier pequeña cosa, siempre que esté dentro de su “tierra” o su “masa”, siempre que se haga con Amor y Alegría… eso hace que se contagie, y que crezca… eso hace que otros transmitan también esa alegría y ese amor, y que poco a poco el Reino vaya creciendo entre nosotros, como la masa, o el arbusto de mostaza…

ÁNIMO! Construir el Reino con pequeños gestos!

 

¡FELIZ DÍA JUNTO AL PADRE Y LOS HERMANOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: