¡Sólo UNO volvió alabando a Dios en voz alta!

BUENOS DÍAS CON ALEGRÍA!! ¡PAZ Y BIEN!

Y… el tiempo pasa y llegamos al miércoles!! Ya estamos a mitad semana! Ánimo! Aprovechad este NUEVO día que se nos regala, que seguro que está lleno de regalos! Abrid bien los ojos y Vivid agradecidos, construyendo el Reino de Amor que Jesús vino a traernos!

Aquí os dejo con la Buena noticia de hoy!

De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret según San Lucas 17,11-19.

Mientras se dirigía a Jerusalén, Jesús pasaba a través de Samaría y Galilea. Al entrar en un poblado, le salieron al encuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia y empezaron a gritarle:¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!“. Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Y en el camino quedaron purificados. Uno de ellos, al comprobar que estaba curado, volvió atrás alabando a Dios en voz alta y se arrojó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole gracias. Era un samaritano. Jesús le dijo entonces: “¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero?“. Y agregó: “Levántate y vete, tu fe te ha salvado“.


Ayer llegué muy cansada a casa, y… con pocas ganas de dar buenas noticias… más bien, con ganas de irme a dormir, así que… opté por no escribir, porque iba a hablar más bien de la ingratitud de los nueve que no volvieron, antes que de la gratitu del que volvió, pero… ¡¡ESTE MUNDO NECESITA BUENAS NOTICIAS!! Y… en la oración de la mañana, he seguido reflexionando sobre lo mismo “este mundo lo que necesita son BUENAS NOTICIAS“… y…

Es cierto que lo que nos sale muchísimas veces es decir lo malo, criticar, y ver lo que hay que cambiar… de hecho… fijaos en el evangelio!! Si es que… Jesús también era humano!!! Y… claro!! En lugar de agradecerle al pobre samaritano el gesto que tiene de volver… va y aún parece que le echa la bronca por los otros nueve que no han ido… Va el pobre a darle las gracias, y Jesús aún le suelta: ¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero? Vamos que falta decirle… ¡Joe! ¿Curo a diez, y no vienes más que tú, que eres inmigrante a darme las gracias? ¿Y todos los demás? ¡¡Anda, que ya les vale!! Si lo llego a saber… ¡¡Que les cure otro!! (jejeje) Está bien, ponerle un poco de humor al evangelio! Seguro que la situación fue parecida!!!

Y entonces… ¿Dónde está quí, la BUENA NOTICIA? Pues… justo a continuación!!!!

…Levántate y vete, tu fe te ha salvado…

¡¡¡¡Que resulta que para querdar sano, basta con tener FE!!!!! Y encima… Puede levantarse e irse, libre, y sano!! Puede volver a la sociedad, puede recuperar su lugar y su dignidad!! Porque… al tener lepra, había sido mrginado y expulsado de la ciudad… los enfermos de lepra estaban fuera de todo orden social y de toda relación… PERO… GRACIAS a la FE, queda LIMPIO y puede LEVANTARSE e IRSE a donde quiera!!! Y eso… ¡¡‘ES UNA NOTICIAG ENIAL!!! Y… desde luego… es algo para AGRADECER!!!! Tantísimas cosas nos regala Dios cada día… Cómo no agradecerlas!!! Abramos los ojos, para disfrutarlas, y al vivirlas… seamos AGRADECIDOS!!

¡FELIZ DÍA JUNTO AL PADRE Y LOS HERMANOS!

2 respuestas a ¡Sólo UNO volvió alabando a Dios en voz alta!

  1. Manolo dice:

    Ser cristiano es una simple y sencilla cuestión de agradecimiento. Si me apuran, de educación. No hay más que abrir los ojos para darnos cuenta de que todo lo que tenemos lo tenemos de regalo. Como les cayó de regalo a aquellos leprosos la curación.

    No es como hoy en día que hablamos sobre todo de derechos. Y que en los países desarrollados las personas tienen derecho a los cuidados médicos correspondientes a su enfermedad. La época no era así. No había cura posible para la lepra. La única salida era la marginación, el olvido. El leproso estaba condenado en vida. No les cabía ningún derecho pero ante Jesús sienten brotar la esperanza: “Ten compasión de nosotros.”

    Y Jesús les regala lo imposible: la curación. Se convierten en personas nuevas. Se reintegran en la sociedad. Ya no son marginados. Recuperan su posición social. Hasta ahí todo es don, todo es gracia. En Jesús Dios se ha manifestado como el que levanta a los humillados (¿por qué se dirá que Dios quiere que nos humillemos, cuando precisamente lo que hace Dios es levantar y poner en pie a los que están humillados?).

    La respuesta no puede ser más que el agradecimiento. A la gracia se corresponde con un gracias. Al que levanta al desvalido y al pobre, al que saca al marginado de su humillación, se le mira a la cara –encuentro personal– y se le dan las gracias. Ya no hay relación de arriba-abajo. Ahora hay una relación tú a tú, cara a cara, al mismo nivel. Jesús mismo le dice al único ex-leproso que vuelve para dar las gracias que se levante, que se ponga a su mismo nivel. Jesús no quiere esclavos ni siervos sino personas con las que trabajar en una misión común, expandir el mensaje de la buena nueva.

    Lo importante no es tanto la curación material sino la nueva actitud con la que aprende a vivir la persona. Esa es la fe que salva: el tomar conciencia de que todo lo que tenemos –la vida, el cuerpo, la familia, los amigos, las cosas, la luz…– es gracia, es regalo, es don. Y que la única manera honesta y posible de vivir una vida buena, es vivir agradecido y compartiendo con los hermanos y hermanas todo lo que tenemos. Eso y no otra cosa es la salvación.
    (Fernando Torres, cmf)

  2. cristina dice:

    k xulo eso es verdad y lo k dice manolo igual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: