Punto y seguido

Hace pocos días, cumplí cinco años y medio de mi primer contrato en la Fundación Asindown, y dentro de unos días… mi contrato rescindirá.

Este último mes y medio ha sido muy duro para todos, han sido muchos los sentimientos y los pensamientos que han recorrido los despachos, especialmente se respiraba (y todavía se respira) dolor y tristeza. La crisis está llegando a todos, y la Fundación Asindown no podía ser menos…

Pero, todo tiene algo positivo por pequeño que sea, y la situación actual no podemos dejar de verla como una oportunidad, una oportunidad para el cambio. ¿Qué cambio? Eso es lo que todavía no sabemos.

De lo que estoy segura es de que todo este tiempo, ha sido una preciosa oportunidad, un tiempo de crecimiento personal, de aprendizaje, de vida compartida… desde luego… ¡un regalo!

Mi relación con Asindown empezó en Septiembre de 2002, cuando comencé los estudios de Magisterio de Educación Especial en la facultad, y me lancé a conocer la realidad de las personas con discapacidad.

Me acerqué a la Fundación para hacer un trabajo de clase, y… ¡todavía sigo aquí! Los tres años que duraron mis estudios académicos, estuve cerca de la fundación, primero como voluntaria en diferentes programas, y más tarde realizando prácticas al tiempo que seguía participando en distintos programas y actividades por “amor al arte”.

Tuve mucha suerte, y al finalizar los estudios, en Asindown buscaban a alguien para trabajar en el área de formación, y la misma tarde en la que había sido entrevistada recibí una llamada en la que me decían “¿Qué haces mañana? Lo pregunto porque… tienes que venir a trabajar”.

De aquello hace ya cinco año y medio, y… ¡tengo tanto que agradecer! Siento que entré siendo una niña, y aunque en Asindown sigo siendo la “xiqueta”, siento que he crecido muchísimo… (¡Ya no me pongo roja cuando me hablan!). Mire el rincón que mire, me vienen mil imágenes a la cabeza, mil anécdotas, mil historias, mil carcajadas y también unas cuantas lágrimas. Entre estas cuatro paredes se comparte mucho, no sólo se comparte un trabajo, sino que se comparte la vida del día a día, con sus buenos y malos momentos.

Gracias a todos los chavales que me habéis hecho soñar que otro mundo es posible, que me habéis hecho entender el valor del esfuerzo, la lucha diaria por construir una vida propia. Gracias a todos los que me habéis ayudado a relativizar las dificultades, que me habéis enseñado a ver la vida más sencilla y práctica.

Gracias a todos los compañeros que me habéis enseñado que trabajar puede ser un placer, que el humor tiene un grandísimo valor. Gracias a todos los que me habéis hecho ser una mejor persona y una mejor profesional. Gracias a todos los que me habéis apoyado en los momentos difíciles y habéis celebrado conmigo los felices.

Gracias a todos los padres que me habéis mostrado que merece la pena luchar por lo que crees, que los valores aún tienen sitio en la sociedad de hoy, que la educación es un trabajo constante y diario, y sobretodo… que merece la pena llevarlo a cabo!

¡GRACIAS POR ESTE TIEMPO DE GRACIA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: