¡¡FELIZ NAVIDAD!!

PAZ Y BIEN, 

P1120820

Bueno… ahora… sí que sí… Ya llega la Navidad! En unas horas casi seguro que todos estaremos rodeados de familia y de comida… Estas fechas, quien me conoce, sabe que no me gustan demasiado… Pero que cada año intento vivirlas un poco mejor. He de reconocer que este año no me ha dado mucho tiempo a pensar en ello, entre el trabajo y el viaje, y eso me ha ayudado, pero, no quiero dejar pasar el día y la noche sin parar un momento a pensar en lo que celebramos.

Cómo cada nochebuena-navidad, he parado un segundo a escuchar “La canción de Navidad” de Silvio Rodriguez (que podéis escuchar en el reproductor de la derecha) y que dice cosas como…

El fin de año huele a compras,
enhorabuenas y postales
con votos de renovación;
y yo que sé del otro mundo
que pide vida en los portales,
me doy a hacer una canción.
La gente luce estar de acuerdo,
maravillosamente todo
parece afín al celebrar.
Unos festejan sus millones,
otros la camisita limpia
y hay quien no sabe qué es brindar.

Mi canción no es del cielo,
las estrellas, la luna,
porque a ti te la entrego,
que no tienes ninguna.

Mi canción no es tan sólo
de quien pueda escucharla,
porque a veces el sordo
lleva más para amarla.

Tener no es signo de malvado
y no tener tampoco es prueba
de que acompañe la virtud;
pero el que nace bien parado,
en procurarse lo que anhela
no tiene que invertir salud.

Por eso canto a quien no escucha,
a quien no dejan escucharme,
a quien ya nunca me escuchó:
al que su cotidiana lucha
me da razones para amarle:
a aquel que nadie le cantó.

Al tiempo que paro a leer…

20101219

En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó: La gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo: 
No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: Hoy en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.
De pronto, en torno al ángel, apareció una legión celestial, que alababa a Dios, diciendo: Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama.

Cuando pienso en la Navidad, me surgen sentimientos muy contradictorios, por un lado lo que me gustaría vivir, lo que sueño y ansío vivir, lo que creo que significa la Navidad… y por otro, lo que tanto yo, como mucha otra gente, vive. ¿Qué celebramos en la Navidad? Me encantaría celebrar que un pequeño niño, nación hace dos mil años, sabiéndose tan amado que fue capaz de amar hasta el final… Celebremos el Amor, la ternura, la Vida… Supongo que es irreal, que no es posible, pero me encantaría celebrar una Navidad donde cupiera todo el mundo… Celebrar una cena donde estuviéramos todos, donde todos tuvieran su sitio, donde todos fuéramos esperados, donde todos fuéramos queridos…

Me vienen a la cabeza muchas personas, y cada una de ellas, va a celebrar la navidad de una forma… Hay quién la celebrará en Mozambique, físicamente lejos de su familia, pero con todos ellos en el corazón y seguro rodeada de gente fabulosa que le hará pasar una noche un tanto especial. Hay quién la celebrará en un proyecto de gente sin hogar junto a su familia, y al tiempo, haciéndole sentir “familia” a aquellos que no la sienten normalmente. Hay quién la celebrará preparando una rica paella para un grupo de personas inmigrantes que están fuera de su tierra, su familia y sus tradición. Hay quién lo vivirá con la ilusión de saber que son sus últimas navidades de “solter@”. Hay quién la celebrará con su familia, pero lejos de algunos de sus seres más queridos, que por circunstancias no pueden estar a su lado hoy. Hay quién no podrá evitar echar de menos a la familia que ya se ha ido junto al Padre, a un hermano, un padre, madre o hijo. Hay quién la celebrará con la ilusión de quién ha regresado a casa después de un largo tiempo. Hay quién no la celebrará porque le causa tanto dolor, que prefiere ignorar el día en el que está. Hay quién la celebrará en el comedor del módulo, junto a otros internos de Picasent. Hay quién la celebrará junto a la lumbre, en una de las rotondas de la punta (seguro que es allí donde se aparece el ángel para anunciar la llegada del Salvador). Hay quién la celebrará con una mesa llena de comida, pero con poco cariño alrededor. Hay quién la celebrará con una mesa medio vació pero con tanto Amor que no hará falta comer mucho……..

Detrás de cada una de esas frases hay rostros de personas a las que quiero, con las que he compartido momentos preciosos… A todos ellos y a todos vosotros os deseo ¡¡FELIZ NAVIDAD!! 

Esta noche cenaré con parte de mi familia, mañana comeré con otra parte, y por la mañana tendré la suerte de celebrar le Eucaristía en el módulo de enfermería de la Establecimiento Penitenciario de Picasent. Por la noche seguramente iré a compartir un café caliente con las chicas “de las rotondas” y al día siguiente partiré a Tierra Santa… no me puedo quejar… Pero aún así… sigo sintiendo un pequeño vacío que ojalá algún día llene el pequeño niño que nació en Belén y al que espero ilusionada cada año!

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Y RECORDAD… la Navidad se prepara desde el corazón!!

Una respuesta a ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

  1. Me encanta esta canción Kitty, gracias por recordárnosla!!

    Un fuerte abrazo y disfruta por Belén… y ya sabes mi petición, jeje…

    Un fuerte abrazo, perles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: