¡Vivamos juntos la Pascua!

¡¡PAZ Y BIEN!!

He pensado que sería genial poder compartir la experiencia de la Pascua con todo aquel que quiera compartirla, esté cerca o lejos, sea conocido o no lo sea!!

Y más aún, cuando este año, he decidido vivirla de una manera nueva, compartiéndola con personas diferentes a las de “siempre”, compartiéndola con nuevos hermanos, que el Padre ha puesto en mi camino, pero… por ello no olvido todo aquello que he compartido y vivido años atrás! Ni olvido a todos los hermanos con los que no la podré compartir físicamente este año!

Por eso, me gustaría que participárais, todos aquellos con los que me siento en comunión, a pesar de las distancias, a pesar incluso de no conoceros…

Sería genial compartir la experiencia de la Resurrección!! Compartir aquellas piedras que han sido corridas en nuestras vidas! Aquellos miedos que parece que se hacen pequeñitos! Esas dudas y oscuridades que se van aclarando! Esa NUEVA VIDA que nace! Aquello que hace que nuestro corazón arda! Esa Palabra o gesto que ha hecho que  algo se ilumine, que una venda se caiga o que nos ha animado a dejar nuestra camilla y empezar a andar! Aquello que nos ha hecho darnos cuenta de que caminábamos en dirección contraria a la casa del Padre, y nos ha animado a volver a ella! Podemos compartir todo eso… y mucho más! Cada uno desde su realidad, su experiencia y su momento vital!!

¡¡ÁNIMO!!

Un abrazo muy fuerte, y…

¡¡FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN!!

¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Calasanz escribió el 9 de Agosto de 1631, haciendo una referencia clara a la Resurrección y la vida que hay tras la oscuridad y dolor de la cruz, lo siguiente:

“La verdadera felicidad y bienbienaventuranza no la conoce ninguno de los ntiguos filósofos y, lo que es peor, pocos, por no decir poquísimos, la conocen entre los cristianos, por haberla colocado Cristo, que fue nuestro maestro, en la cruz. Y ésta, si bien a muchos les parece muy difícil de practicar en esta vida, sin embargo, tiene dentro de sí tales bienes y consuelos internos, que sobrepasan a todos los terrenos!

 

¡¡ÁNIMO!!

¡Compartid vuestra vida, vuestras luces y vuestras sombras,
y ayudad a otros a acercarse al Padre!

2 respuestas a ¡Vivamos juntos la Pascua!

  1. Ana Viz dice:

    La verdad es que me da un poco de vergüenza compartir públicamente, pero bueno, “compartir-se” es algo vital para nosotros los cristianos, así que… Tampoco hay un hecho concreto que me destapara los ojos… más bien son varios, varios momentos, experiencias, varias personas. Todo lo que he vivido estos años en República Dominicana, todo lo que he aprendido de gente de allí, tan humilde, tan generosa, tan alegre,… Cosas que he aprendido de gente de aquí, tan comprometidas, radicales, entregadas, serviciales, coherentes,… Mensajes que día a día escucho en la Palabra de humildad, servicio, amor, entrega, de seguirle… Todo ello te va quitando la venda, te va iluminando, suavemente, poco a poco, no ha supuesto un cambio repentino para mí, aunque sí si comparo con mis proyectos de hace unos años. Ahora me encuentro intentando vivir esa experiencia de resurrección, caminando esos nuevos caminos que se me presentan, confiando en Él y disfrutando del milagro que es la vida y la oportunidad que tenemos para amar y servir.

  2. Ángel dice:

    Supongo que cada uno por el momento real en el que se encuentra necesita unos medios u otros. Personalmente creo que ya viví la muerte y resurreción, que me ayudo a descubrir de forma nueva la misericordia y el AMOR de Dios que nos tiene y a mi en concreto. Lo que ayuda a liberarse del sentimiento de culpa, porque esta claro, como comprobamos cada dia, que algo se nos escapa o no somos fieles, como dice Pablo: “hago lo que no quiero”. Por eso desde desde entonces a uno le gustaria celebrar una constante resurrección, pero no solo. Y como dice Loli, una amiga de Sevilla, cuando llegan estos dias estamos silenciosos, tristes, pensativos. Cuando el tiempo que vivimos es ya de alegria, de disfrutar, de cantar nuevos canticos de alabanza a Dios, porque todo el sufrimiento ya paso hace muchos años. Como dicen otros estamos en el tiempo de la plenitud. Pero claro esta cada uno tiene su experiencia de renovar ese primer amor. Y el viernes que participe en la lectura de la pasión. Se canto una canción: “la hora nona”. No se si la conoceis. Y me recordo que mi hermano no puede morir, que está si os sonara. Y sobre todo que sigue sin dolerme la realidad de muerte, en todos los sentidos, que sufre la persona. No como carne, pero tengo un plato de comida, estoy toda la noche rezando, pero tengo una cama y casa, no necesito cartones para el frio, y asi podria enumerar tantas realidades, que me ayudan ajustificarme, como las tengo presentes en mis oraciones y pido para que dejen de darse, ya Dios hara el milagro, como dice que pida que se me dara. Pido y pido, pero mi vida sigue igual de comoda y de abundancia. Por lo cual me sentia llamado, como dice la tradución de Juan Mateo de la primera bienaventuranza: “felices los que deciden ser pobres…”. Dejarlo todo e irme con los que en verdad son pobres, no para ayudar sino para compartir la vida. Con que si alguien se anima, esta claro que si no lo hago yo, como se por experiencia, nadie lo hara. Aunque tambien sabemos que todo debe ser en clave comunitaria, que solo no puede ser. Ya vino el Mesias, ahora lo nuevo seria La COMUNIDAD MESIANICA. Porque nuestros hermanos no se pueden morir y nosotros seguir rezando el PADRENUESTRO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: